Procesionaria 2017-10-16T21:21:57+00:00

Thaumetopoea pityocampa (procesionaria del pino)

Thaumetopoea pityocampa, conocida como procesionaria del pino, es una plaga muy abundante de los pinares del Sur de Europa afectando también a cedros y abetos. La procesionaria del pino es un lepidóptero cuyo principal problema son las orugas que, al poseer pelos urticantes que se desprenden, provocan irritación en oídos, nariz y garganta y hasta intensas reacciones alérgicas.

Taxonomía:
Reino: Animalia
Phyllum: Artópoda
Clase: Insecta
Orden: Lepidoptera
Familia: Notodontidae
Género: Thaumetopoea
Especie: T. pityocampa

Procesionaria_del_Pino_5Procesionaria_del_Pino_3Procesionaria_del_Pino_4Procesionaria_del_Pino_2

Identificación:
Huevo: Las puestas son muy características, en forma de espiral, alrededor de una o dos acículas
Larva (oruga): De hasta 40mm. Inicialmente es verdosa con la cabeza negra, volviéndose gris parduzco con el tiempo. El cuerpo está cubierto de pelos urticantes blanquecinos. Sobre el dorso posee una fila de manchas rojizas sobre las que nacen los pelos urticantes, que son de color anaranjado. El resto del cuerpo está cubierto de setas blanquecinas.
Pupa: Donde se desarrolla el adulto, tiene coloración marrón ocre.
Adulto: De hasta 50mm de envergadura alar. Cuerpo de coloración parda con las alas anteriores gris ceniza y la venación más oscura, así como 3 franjas transversales también oscuras. Las alas posteriores son blancas con el borde gris y una mancha oscura.

Ciclo biológico:
Los adultos emergen de la crisálida en verano, no se alimentan, se reproducen y depositan las puestas en las acículas. La puesta contendrá entre 120-300 huevos que quedarán recubiertos por escamas del propio abdomen de la hembra, protegidos y mimetizados con el entorno. Al cabo de un mes los huevos eclosionan y se convierten en minúsculas orugas. A partir de aquí comienzan los cinco estadios de crecimiento.
Las larvas se desarrollan durante 4-8 meses y se lleva a cabo en cinco etapas llamadas estadios. Cada etapa es más duradera que la anterior y la larva va dotándose de los pelos urticantes característicos. A partir del tercer estadio comienza a fabricar los bolsones. El último estadio las orugas abandonan los bolsones y se alimentan activamente de las acículas del pino donde están asentadas pudiendo llegar a defoliarlo completamente debido a su aguda voracidad.
Una vez desarrolladas completamente, las orugas descienden al suelo en procesión y buscan un sustrato blando donde poder enterrarse y formar la crisálida.
Las crisálidas pasan por una etapade transformaciones que dura entre 10 y 15 días siempre y cuando las condiciones ambientales sean favorables, si no puede llegar a durar 4 años en espera del momento apropiado. Los individuos machos emergen horas antes que las hembras, siendo éstos atraídos por el olor de las feromonas sexuales de las hembras. La cópula se lleva a cabo probablemente el mismo día en que emergen.

Especies a las que afecta: 
Entre sus especies preferidas se encuentran el pino negro (Pinus nigra), el pino canario (Pinus canariensis); el pino silvestre (Pinus sylvestris), el pino marítimo (Pinus pinaster), el pino carrasco (Pinus halepensis) y el pino piñoreo (Pinus pinea).

Síntomas y daños:
Cuando las orugas son más grandes, después del invierno y en primavera, es cuando más perjuicio causa como plaga, pues se alimentan vorazmente de las acículas de los pinos, causando que se sequen y debiliten.
En las zonas de pinos maduros, la defoliación no tiene por qué causar la mortalidad de los arboles, siempre que las condiciones ambientales sean favorables para su crecimiento y regeneración natural. Los árboles jóvenes son menos resistentes a los ataques de la defoliación y pueden ser defoliados hasta morir o quedar tan débiles que se favorece la aparición de plagas secundarias.
El daño a la población humana radica en los mecanismos de defensa de la oruga. Sus pelos urticantes, presentes ya en el tercer estadio larvario de su desarrollo, se desprenden fácilmente de la oruga cuando está agitada, dispersándose por el aire cerca de su asentamiento. Esto produce reacciones alérgicas, cuadros de shock anafilácticos, afecciones oculares y bronquiales. Sus dardos envenenados o tricomas se propagan igualmente por el aire, clavándose en la piel de las personas y causando infección en la herida que produce.

METODOS DE CONTROL

Trampeo:
Como monitoreo, muestra la densidad de plaga que hay en el ambiente. Necesario para localizar la plaga y determinar la densidad de población.
Como trampeo masivo se basa en la colocación de un número concreto de trampas por hectárea dependiendo de la extensión de la parcela a proteger, 1-2 trampas/ha en zonas extensas, 4-5 trampas/ha en zonas pequeñas y 1 trampa/50-100m en zonas ajardinadas y áreas recreativas.
Flysan es una trampa de atracción sexual, los machos se sienten atraídos por las feromonas emitidas y acuden a las trampas en lugar de localizar a las hembras, con lo cual la población en la zona protegida disminuye con el tiempo.
De esta manera se evita el uso de tratamientos químicos en la época de vuelo (verano) que es cuando más frecuentadas son las zonas forestales.

Contol biológico:
Actualmente la acción de los enemigos naturales no es suficiente para controlar por completo los daños producidos por C. capitata aunque existe una batería de depredadores y parasitoides que utilizan a C. capitata como fuente de alimento para adultos y/o larvas.

Físico:
Eliminación de los bolsones, cuando las orugas están dentro, estos se cortan, apilan e incineran destruyendo las poblaciones larvales.

Químico:
Aunque en bosques y jardines de uso lúdico no es lo más recomendable los pinares pueden fumigarse con productos autorizados, piretroides e inhibidores de síntesis de quitina.

Biológico:
Puede usarse Bacillus thuringiensis aplicándose en los primeros estadios larvarios, antes de que desarrollen los pelos urticantes de tercer estadio.