¿Quién es Rynchophorus ferrugineus? 2017-10-16T21:21:57+00:00

¿Quién es Rynchophorus ferrugineus?

quien_1INTRODUCCIÓN

Rynchophorus ferrugineus Olivier, conocido como  picudo rojo, es una de las plagas más dañinas de las palmeras.

Taxonomía: 

Reino: Animalia
Phyllum: Artrópoda
Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Familia: Curculionidae
Género: Rhynchophorus
Especie: R. ferrugineus
Nombre común: Picudo rojo de las palmeras

Es un insecto originario de Asia y Oceania y desde 1995 se conoce de su existencia en varios países de Europa y Norte de África convirtiéndose en alguno de ellos en un problema para los palmerales del país.

En España, la primera constancia que se tiene data de 1993 en Almuñecar (Granada) y en 1995 se extiende por toda la Comunidad Autónoma de Andalucía donde se realiza un seguimiento de la plaga. 

Expansión de Rynchophorus ferrugineus
1993-Costa Granada y Málaga
2004 (Mayo) – Valencia
2005 (Septiembre) – Alicante
2005 (Noviembre) – Murcia
2005 (Octubre) – Almería (Capital, Roquetas, Viator, Huercal)
2006 (Diciembre) – Barcelona
2005 (Septiembre) – Castellón
2005 (Octubre) – Málaga (Marbella, San Pedro de Alcántara, Estepona)
2006 (Febrero) – Málaga (T.M.), Cádiz (Algeciras)
2007 (Mayo) – Huelva

quien_2MORFOLOGÍA Y CICLO DE VIDA DEL INSECTO

Habitat:
Rynchophorus ferrugineus desarrolla todo su ciclo en el interior de la palmera que coloniza. Tiene metamorfosis completa y se pueden encontrar los cuatro estadios diferentes conviviendo al mismo tiempo. Esto hace de ella una plaga difícil de combatir. El interior de la palmera le confiere protección y adaptabilidad da diferentes zonas geográficas con distintas condiciones climáticas las cuales influyen en los periodos de desarrollo de las fases de su ciclo biológico: el aumento de la temperatura disminuye la duración de las fases de su ciclo.
Se pueden producir entre tres y cuatro generaciones por año y al ser individuos con gran capacidad reproductiva, la infestación es muy rápida y agresiva. Las generaciones estivales son más cortas y agresivas mientras que en invierno la plaga suele estar más latente pero sin llegar a perder su actividad.
El adulto se dispersa volando o caminando aunque una vez se establece en una palmera prefiere caminar. Tiene tendencia a quedarse en el mismo pie hasta agotarlo.
Los insectos son atraídos por las kairomonas que desprenden las palmeras debido a heridas o podas sin tratar. El adulto macho se instalará en la nueva palmera y si la considera óptima para su desarrollo emitirá una feromona de agregación para atraer al resto de la plaga hasta el nuevo huésped.

Ciclo: 
Huevo: Color amarillo claro, blanquecino, cilíndrico y brillante. Tiene forma ovalada y mide de 1 a 2,5 mm. La hembra realiza puestas de 300-400 huevos. La puesta se realiza en el tejido blando de las hojas, en el tallo terminal o en cortes del estípite.

Larva:
blanquecina en su inicio y se va tornando amarilla conforme aumentan los estadios larvarios. La duración de los estadios larvarios (12) varía en función de la temperatura, así, con temperaturas de 15 ºC la duración del ciclo larvario puede ser de unos 450 días mientras que con temperaturas de 35 ºC ese mismo periodo puede disminuir hasta 72 días.
Dentro de una palmera se pueden encontrar diferentes generaciones y diferentes estadios larvarios por lo que es difícil poder determinar en que momento se ha producido la infestación de la palmera.
La larva se alimenta del tejido vivo descartando el material fibroso con el que fabrica los capullos fibrosos en cuyo interior se desarrollará la pupa.

Pupa:
los capullos fibrosos tienen una longitud de 4 a 6 cm y se localizan en las bases de las hojas, de manera general aunque según la variedad del huésped se pueden encontrar pupas en la zona del estípite o incluso en las raíces (washingtonia filifera). En su interior, la larva-pupa tardará entre 15 y 30 días en convertirse en adulto y una vez lo ha hecho permanece unos 10 días más en el interior del capullo.

Adulto:
cuerpo oval, alargado de 19 a 45 mm de longitud, de coloración entre pardo anaranjado claro y rojo ferruginoso, con o sin manchas negras en el pronoto de forma y número variables. Rostro alargado que en el macho se encuentra recubierto por un cepillo mientras que en las hembras es liso. Tienen actividad diurna y prefieren caminar a volar. No abandonan la palmera sino que siguen su ciclo en ella hasta que la agotan o son atraídos por sustancias procedentes de otras palmeras.

quien_3COMPORTAMIENTO DE LA PLAGA

Época más agresiva:
Cuando llega la época de poda (enero- febrero) las palmeras son susceptibles de tener heridas o de que no les realicen unas podas bien hechas. Esto hace que segreguen unas kairomonas que son muy atractivas para el picudo. Coincide además esta época con la salida del letargo del insecto que vuela hasta la palmera secretora de kairomonas y se queda en ella. Cuando descubre que ese huésped es adecuado para su colonización entonces el picudo segrega unas feromonas de agregación para atraer al resto de la colonia. Allí las hembras realizarán la puesta, las larvas se alimentarán de los tejidos vegetales, puparán confeccionando los capullos con las fibras de la palmera y terminarán su ciclo hasta convertirse en adulto. No suelen abandonar la palmera hasta que no la han dejado sin material vegetal vivo. En su interior pueden desarrollarse más de mil individuos solapándose diferentes generaciones de este modo las hembras ya salen fecundadas y preparadas para colonizar nuevos huéspedes.
La época más invasora suelen ser los meses estivales debido a que el ciclo del insecto es más corto y podemos encontrarnos rápidamente con otra generación. En invierno la plaga se queda más aletargada aunque no pierde la actividad totalmente si bien es cierto que sus ciclos se prolongan mucho más en el tiempo.
Tiene una gran capacidad de adaptación a entornos diferentes gracias a que realiza todo su ciclo dentro de la palmera.

Tienen actividad diurna y la dispersión la realizan volando. Los adultos de Rhynchophorus ferrugineus Olivier vuelan contra el viento siguiendo el rastro de los atrayentes alimenticios que transporta el viento. El factor principal en la dispersión ha sido el transporte de plantas infestadas que le da la posibilidad al insecto de conquistar nuevos territorios.

Especies a las que afecta:
La Decisión comunitaria de 25 de mayo de 2007 considera especies susceptibles de ser atacadas por Rinchoporus ferrugineus a:

Areca catechu L, Arenga pinnata (Wurmb), Borassus flabellifer (Cult), Calamus merillii, Caryota maxima (Ko Chang), Caryota cumingii (Lodd), Cocos nucifera L.,Corypha gebanga, Corypha elata (Roxb.), Elaeis guineensis (Jacq.) , Livistona decipiens (Becc.), Metroxylon sagu (Rottb.) , Oreodoxa regia, Phoenix canariensis Hort. Ex Chabaud, Phoenix dactylifera L., Phoenix theophrasti, Phoenix sylvestris (Roxb.), Sabal Umbraculifera (Mart), Trachycarpus fortunei (Hook) Wendl y Washingtonia spp.
Según la zona, el picudo tiene preferencia por un tipo de palmera u otra. Así, en Castellón, la palmera más atacada ha sido Phoenix canariensis, sin embargo en Alicante la más afectadad está siendo Phoenix dactylifera. 

Síntomas en las palmeras

 Los síntomas no aparecen hasta pasados varios meses desde la colonización y son muy variados según las especies pero en todos los casos coincide en que cuando empiezan a aparecer los primeros síntomas el grado de infestación es muy elevado y su probabilidad de muerte muy alta. De manera general, las hojas afectadas amarillean, se marchitan y desprenden con facilidad. Palmas rotas o cortadas en su extremo. Se puede observar en la base de las hojas galerías realizadas por las larvas o presencia de capullos, individuos adultos y restos de fibra apelmazadas. En el tronco se pueden apreciar galerías o perforaciones.
Cuando los daños afectan a la yema apical se produce la muerte de la palmera.
A veces los síntomas se pueden confundir con la presencia de hongos, alteraciones por transplantes recientes, procesos de sequía o incluso ratas.

quien_4

ESTRATEGIAS DE LUCHA CONTRA EL PICUDO: PREVENTIVAS Y CURATIVAS.

Trampeo:
Es un sistema de monitoreo que muestra de la densidad de plaga que hay en el ambiente. Necesario para localizar la plaga en el ambiente y determinar la densidad de población. Además se utiliza como trampeo masivo para combatir la plaga en zonas afectadas. Picusan®  es una trampa de atracción a base de feromonas de agregación, kairomonas y cebo alimenticio. El insecto se siente atraído por estos compuestos y acude a ellos en lugar de acudir a otra palmera. Con unas buenas prácticas culturales de mantenimiento del palmeral y  y Picusan® como trampa de atracción se puede evitar la entrada de la plaga. Cuando la zona se encuentra afectada, la colocación de Picusan® disminuye los nuevos ataques de la plaga.

Lucha con Nemátodos:
Sterneinema carpocapsae y Heterorhabditis bacteriophora. Son organismos vivos y microscópicos que se desarrollan en ambientes húmedos como el suelo y parasitan las formas vivas del picudo rojo.
Endoterapia: método terapéutico de tratamientos fitosanitarios que consiste en la inyección del producto fitosanitario y/o abono directamente en el sistema vascular de la planta.

Lucha química:
se debe utilizar una materia activa que cumpla la normativa vigente que provoque el bloqueo de los impulsos nerviosos de los insectos y que actúe tanto por contacto como por ingestión. Hay que tener en cuenta si el producto está autorizado para cultivos de palmáceas ornamentales y/o parques, jardines y jardines privados.

RECOMENDACIONES PARA EL CONTROL DEL PICUDO

Tratamientos preventivos:
Instalación de trampa Picusan®: para particulares y productores. Controla focos y evita la dispersión de la plaga. Se utiliza para saber el grado de proliferación de la plaga y para la propia captura y destrucción de los adultos. Picusan® funciona con la feromona de agregación de Rinchophorus ferrugineuspor lo que a la trampa son atraídos tanto los machos como las hembras.
Evitar las podas en épocas de vuelo de adultos (finales de marzo) debido a que las heridas de poda potencian el poder atrayente.
Realizar buenas prácticas agronómicas (buenas podas, limpieza de parcelas, riegos sin encharcamiento, etc…) y realizar control periódico de las palmeras para observar si tienen o no plaga.
No realizar podas muy agresivas y sellas las heridas con mastic para no dejarlas abiertas.
Lucha química y biológica preventiva.

Tratamientos curativos:
Colocación de la trampa Picusan® para disminuir la población de picudo rojo en el ambiente. Introducir en el palmeral a razón de 2-4 trampas por Ha. En los jardines particulares realizar un cordón perimetral separando las trampas 20-30 metros.
Saneamiento mecánico (cirujía de la palmera):
Podas y limpieza de la palmera eliminando el tejido dañado. Aplicación de fungicida con capacidad regeneradora.
Aplicación de imidacloprid 20%.
Clorpirifos para el ataque de las larvas.
Destrucción de ejemplares contaminados. Trituración y posterior pulverización con imidacloprid 20%.